¿Se puede lijar la masilla? Si es así, ¿cómo?

No es por odiar, pero un mal trabajo de calafateado es atroz.

¿Puedes lijarlo?

Cuando empecé a pensar si es posible o no lijar el calafateado, mi primera pregunta fue por qué alguien querría hacerlo. No te miento cuando te digo que el calafateado es una de mis especialidades. Tengo varias, pero calafatear es algo que hago mejor que casi nadie que haya conocido. ¡Es verdad!

Y durante un buen tiempo, cuando trabajaba con Mike Sikorsky en Nueva York, llegué a plantearme afiliarme al Sindicato de Calafateadores. Eso no ocurrió, pero sigo siendo uno de los mejores calafates que jamás conocerás.

De hecho, todos mis amigos del sector de la construcción me llaman El calafateador.

En este artículo vamos a explorar los tipos de calafateado más comunes del mercado, sus usos y si son lijables o no. Creo que estarás de acuerdo conmigo en que, en la mayoría de los casos, es mejor eliminar el calafateado viejo en lugar de intentar lijarlo.

Pero hablaremos de ello más adelante. También voy a ofrecerte consejos profesionales a lo largo del artículo para ayudarte a conseguir un calafateado bonito que no requiera lijado.

Bien, vamos a aprender más de lo que la mayoría de la gente sabe sobre el calafateado, ¡y si se puede lijar o no!

Calafatear y lijar ventana.

Tipos de calafateado

Un hombre sujetando una pistola de calafateo.

Seguro que alguna vez has entrado en un centro de reformas y te has dado cuenta de que hay montones de tipos distintos de masilla. Puede resultar confuso, ¡incluso para mí! Es importante saber cuál es el mejor tipo de masilla para un proyecto determinado, y eso se consigue teniendo en cuenta variables como:

  • ¿Es una aplicación para interior o exterior?
  • ¿Sobre qué materiales se aplicará el calafateado?
  • ¿Se aplicará el calafateado en un entorno con mucha humedad o árido?
  • ¿Necesitará el calafateado soportar temperaturas extremas, frías o calientes?

Aunque hay varios tipos de masilla disponibles, los propietarios de viviendas e incluso la mayoría de los profesionales suelen utilizar sólo los dos tipos principales: Masilla de látex acrílico y Masilla de silicona. Veamos cada uno de ellos.

1. Masilla de látex acrílico

 Masilla acrílica de látex Sashco Big Stretch

La masilla de látex acrílico es una «masilla de pintor» multiuso que suele utilizarse para aplicaciones de interior, como cerrar pequeños huecos, juntas y agujeros.

El nombre científico del acrílico es poli(metacrilato de metilo) (PMMA). Es un termoplástico de ingeniería transparente. Y el látex se encuentra en la naturaleza en plantas como el algodoncillo, pero en la fabricación de masilla se utiliza látex derivado químicamente.

Este tipo de masilla, el más común, es barata, se puede pintar y tiene base acuosa. Se adhiere muy bien a diversos materiales de construcción, como madera, cristal, plástico, metal y otros. No desprende muchos humos, y se puede limpiar con agua jabonosa tibia.

Por lo general, no se recomienda utilizar masilla acrílica de látex en aplicaciones que impliquen la exposición directa al agua o a altos niveles de humedad. También se descompone más rápidamente cuando se expone a los rayos UV. Por eso se suele utilizar para aplicaciones de interior, como cerrar huecos a lo largo de zócalos, pequeños agujeros en paneles de yeso y espacios entre paredes y molduras de puertas, molduras de corona u otros paneles de revestimiento interior.

¿Se puede lijar la masilla de látex?

Nunca recomiendo lijar la masilla, aunque puede que veas muchas otras fuentes en Internet que dicen que está bien hacerlo. En general, no estoy de acuerdo.

Para mí, no tiene sentido intentar modificar el trabajo inferior de otra persona, tratando de hacerlo aceptable. Es mejor eliminar la masilla vieja y crear un producto superior.

Según Spencer Colgansi utilizas un bloque de lijado o una lijadora eléctrica para un mal trabajo de calafateado, lo único que conseguirás es agravar el calafateado, y si te pones demasiado agresivo con el lijado, empezarás a alterar el perfil del material del sustrato, lo cual no es bueno.

Si tu objetivo es modificar un trabajo de calafateado deficiente para crear un aspecto profesional, te recomiendo que elimines por completo el trabajo de mala calidad y empieces de cero.

En lugar de lijar, considera la posibilidad de utilizar un trapo limpio y agua jabonosa para limpiar a fondo la zona. A continuación, utiliza una cuchilla de afeitar, un rascador de pintura, un destornillador plano u otra herramienta de raspado adecuada para eliminar la masilla existente.

CONSEJO PROFESIONAL: Los disolventes reblandecen la masilla, lo que te permite darle forma, forzarla en las ranuras cuando sea necesario y eliminar el exceso de masilla en las zonas donde no se aplicó correctamente. A mí me gusta eliminar el calafateado viejo lo mejor que puedo, raspándolo suavemente. Después, sigo con alcohol desnaturalizado o alcoholes minerales para eliminar por completo cualquier residuo existente.

A continuación, dejo que la zona se seque y aplico masilla nueva, correctamente, como debería haber sido al principio. Es más trabajo, pero si eres como yo, ¡no soportas el calafateado imperfecto!

2. Masilla de silicona

 Masilla y Sello Gorilla Waterproof 100% Silicona

Las masillas y selladores de silicona son polímeros gomosos que contienen una mezcla elastomérica de los elementos químicos silicio, oxígeno, hidrógeno y carbono. Hay montones de productos de silicona disponibles, y se suelen utilizar para impermeabilizar.

La masilla de silicona es una sustancia versátil, duradera y flexible que se prefiere para sellar:

  • El exterior de puertas y ventanas
  • Cómodas, bañeras y duchas
  • Fregaderos de cocina y baño
  • Tapajuntas de tejado

En general, la masilla de silicona es mejor para aplicaciones que impliquen mucha humedad, exposición al agua, clima frío, rayos UV intensos… o la necesidad de elasticidad alrededor de objetos que se flexionan y mueven (como puertas y ventanas).

A diferencia de la masilla de látex acrílico, la masilla de silicona permanece flexible tras el curado, lo que le permite resistir el agrietamiento y la contracción. También es resistente al moho, mientras que la masilla de látex no lo es.

La masilla de silicona se adhiere mejor a superficies duras como la cerámica y el cristal que a la madera. También es mucho más sucio que el calafateado de látex con base de agua. Además, la masilla de silicona no se puede pintar, al menos no en un grado apreciable.

Aunque la masilla de silicona emite un olor acre y aparentemente tóxico, en realidad no es tóxica. Sin embargo, siempre es una buena e inteligente práctica equiparse con el atuendo de seguridad adecuado cuando se trabaja con cualquier producto químico.

Por último, la masilla de silicona resiste temperaturas extremas, permite la dilatación y contracción, mantiene su color con una exposición prolongada a los rayos UV, es muy duradera y considerablemente más costosa que la masilla de látex.

¿Se puede enmasillar con silicona?

¡Adelante!

Pero no te va a gustar.

Mientras que la masilla de látex acrílico se endurece al curarse, y puede ser algo lijable (aunque yo no lo recomiendo), las masillas y selladores de silicona siguen siendo gomosos después del curado completo.

La silicona no acepta bien la pintura en absoluto. ¡Y la silicona 100% ni siquiera se pega a la madera! Es impermeable y realmente es un mal sustrato para lijar. Se flexiona hacia atrás y se rompe si acaso.

No te molestes en intentar lijar masilla de silicona. Quítala. Limpia la zona. Aplica masilla nueva.

CONSEJO PROFESIONAL: Quitar el calafateado de silicona es bastante fácil en la mayoría de los casos que he experimentado. Su elasticidad constante hace que se pueda estirar y arrancar, muchas veces, en una sola hebra larga. Sin embargo, arrancar una masilla de silicona vieja a veces arranca la pintura o cualquier otro revestimiento sobre el que se haya aplicado.

Por eso me gusta cortar suavemente ambos lados del cordón que voy a quitar con mi navaja multiusos, a lo largo de cada lado del centro. A continuación, arranca el cordón. A continuación, limpia la zona con alcohol mineral.

Deja que se seque y aplica masilla nueva. Ah, ¡eso es taaaan mejor que intentar lijar silicona!

Reflexiones finales sobre el lijado de masilla

Hombre lijando la ventana.

La mayoría de las veces, el calafateado que habría que lijar es sencillo de quitar y volver a aplicar en su lugar. No es que las líneas de calafateado sean kilométricas. La mayoría de los proyectos consisten en volver a enmasillar alrededor de la bañera, la ducha, el inodoro o el lavabo.

Para empezar, no hay mucho calafateado, en realidad, y no es muy difícil quitarlo.

Supongo que en algunos casos se podría lijar la masilla de látex vieja y dura, pero no suelo recomendarlo. Para mí no tiene sentido. La masilla de látex es baratísima y no hay razón para permitir que una aplicación inferior interfiera en la obtención de un resultado superior en un proyecto de masillado.

Basta con rasparla, limpiar bien la zona, dejar que se seque bien y aplicar masilla de látex nueva. Eso es más fácil que lijar y dará un resultado superior.

El mismo argumento es válido para el calafateado de silicona, aunque aún más. En mi opinión, no tiene sentido intentar lijar el calafateado de silicona.

Tampoco tiene sentido intentar lijar el calafateado de poliuretano, ni ningún otro tipo de calafateado o sellador elastomérico o engomado. De nuevo, te recomiendo que retires el calafateado viejo y empieces con una superficie nueva para aplicar el calafateado nuevo.

Gracias por leer sobre si se puede o no lijar el calafateado y cómo hacerlo. A lo largo de más de 30 años en el sector de la construcción, nunca me he encontrado con una situación en la que lijar el calafateado existente tuviera algún sentido para mí. Me gustan los resultados impecables. En mi opinión, en casi todos los casos, es mejor quitar el calafateado viejo y sustituirlo por uno nuevo

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.