Home » Hogar » Descanso » ¿Cuál es la mejor almohada para niños?

¿Cuál es la mejor almohada para niños?

A medida que tu hijo crezca, llegará un momento en que necesite una buena almohada para dormir bien durante toda la noche. Las almohadas para niños pequeños, están especialmente diseñadas para ofrecer un sueño reparador a los más pequeños de la casa. 
Nuestra guía de compra te informa de todo lo que necesita saber sobre las almohadas para niños pequeños. 

Comparativas relacionadas

Tabla comparativa mejores almohadas para niños y bebes

MODELO MARCA RELLENO FUNDAS VALORACIÓN OFERTAS

Almohada para Bebe para plagiocefalia

Memory Foam Algodón Ofertas

Almohada Ortopédica Para Bebé

Espuma De Visco Gel Algodón Ofertas

eBedding Almohada Viscoelástica Antiahogo

Viscoelástica Algodón Ofertas

Almohada Extrasuave de Fibra

Fibra hueca siliconada Algodón Ofertas

Consejos para comprar la mejor almohada para niños

cual es la mejor almohada para niños

Principales factores a tener en cuentas antes de comprar una buena almohada para tu hijo

Edad – Existe un debate sobre si los niños pequeños necesitan usar una almohada o no. La mayoría de los expertos y médicos coinciden en que el mejor momento para empezar a usar almohadas es cuando tu hijo cambia de la cuna a la cama. Además posiblemente notes señales de que tu pequeño empieza a estar incómodo sin almohada. Una señal es si sus hombros son más anchos que su cabezas o si se empiezas a ver que tu hijo usa sus juguetes o peluches como almohada. Esto podría significar que está listo para empezar a usar una almohada. La edad habitual es de 18 meses a 2 años.

Tamaño – El tamaño de la almohada para niños pequeños tiene un impacto importante en su calidad del sueño. Para los niños más pequeños, asegúrate de que el tamaño sea lo suficientemente grande como para permitirles un poco de movimiento y lo suficientemente pequeño para no causarles asfixia. Las almohadas más altas pueden causar mucha tensión en el cuello en los niños más pequeños. El mejor tamaño que debería ser suficiente es aproximadamente 33 x 22 cm con una altura de 7 cm.

Relleno – Hay gran variedad de materiales de relleno, algunos de los cuales son:

Poliéster. Pros: El poliéster se utiliza principalmente para rellenar las almohadas porque es suave y se puede lavar y secar en la lavadora. Es bastante barato y puedes elegir entre una gran variedad de opciones de firmeza. Contras: el poliéster puede calentarse y, por lo tanto, atrapa el calor del cuerpo durante la noche. También puede hacer bultos con el tiempo. Consejo: asegúrate de comprar un relleno que no contenga químicos nocivos.

Memory Foam y viscoelástica Pros: Memory Foam puede proporcionar el mejor soporte a un niño pequeño, ya que se ajusta a la forma de la cabeza y reduce los puntos de presión en la columna vertebral. Contras: la mayoría de las espumas de memoria tienden a atrapar el calor y, por lo tanto, se calientan fácilmente durante la noche. También pueden ir perdiendo la forma conel tiempo y hacerse cada vez más finas. Consejo: Las estructuras de celda abierta elimina todos los inconvenientes mencionados.

Estos dos rellenos son los mejores si se seleccionan correctamente. Otros rellenos incluyen plumas, relleno sintético y trigo sarraceno, sin embargo, no los recomendaríamos para niños pequeños.

Funda –  La cubierta de algodón orgánico es la más recomendada para la mayoría de los niños pequeños, ya que es suave y no causa abrasiones en su fina piel. Asegúrate de de comprar una funda de algodón orgánico, ya que una funda de algodón normal puede ser áspera para la piel de tu bebé

Certificación y seguridad La almohada para niños pequeños debe ser 100% hipoalergénica. No te creas solo que dice la empresa, busca en la etiqueta certificados de seguridad auténticos. Revisa antes de comprar de que la almohada esté libre de materiales tóxicos. Es mejor si la almohada es resistente al polvo y también a las bacterias. Esto garantizará la seguridad de su hijo. Normalmente, una certificación Oeko-Tex o CertiPUR es suficiente.

Durabilidad – La durabilidad y resistencia es otro factor importante a considerar antes de comprar. Una funda de almohada con doble costura asegura que no se salga el relleno. Una almohada de espuma viscoelástica es mejor ya que son más resistentes ya que su funda es removible y no tienes que preocuparte por el relleno se salga.

Número de hilos En general, un recuento de 200 hilos es mejor para los niños pequeños. Cuanto mayor sea el número de hilos, más suave y duradera será la funda de la almohada.

Facilidad de lavado – Los niños pequeños pueden ensuciar fácilmente sus almohadas. Asegúratee de que las almohadas que compres se pueden lavar en la lavadora y secar en la secadora. El poliéster es el mejor material ya que resistete bien los lavados frecuentes. La viscoelástica es más difícil de lavar y requiere más cuidado.

Conclusión

En general, las almohadas para niños son muy necesarias desde que tu bebé empieza a dormir en una cama, alrededor de los 18 meses . Pueden eliminar la tensión del cuello y garantizar el desarrollo adecuado de la columna vertebral. Al igual que en los adultos cada niño tiene sus necesidades y preferirá un tipo de almohada en especial, pero una buena almohada es esencial para conciliar un sueño reparador y profundo durante toda la noche

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar