Cómo lavar correctamente las fundas de almohada

Las fundas de almohada son lo primero que toca nuestra cara cuando nos acostamos. Como las fundas de almohada están en contacto directo con nuestra piel, pueden estar sujetas a los aceites naturales, el sudor y las bacterias que produce la piel.

Por ello, las fundas de nuestras almohadas pueden ensuciarse muy rápidamente. Es importante limpiar las fundas de almohada a menudo y a fondo. Si quieres saber cómo limpiar a fondo tus almohadas para que vuelvan a parecer y sentirse como nuevas, ¡sigue leyendo!

Hombre con camisa blanca colocando una funda de almohada blanca en una almohadaHombre con camisa blanca colocando una funda de almohada blanca en una almohada

Por qué deberías lavar las fundas de almohada

Es inevitable que nuestra piel desprenda células muertas y segregue grasa y sudor. Esto no es algo que podamos controlar. La contaminación ambiental del mundo que nos rodea también se acumula en nuestra piel y cabello, y todo ello se traslada a nuestra almohada cada noche cuando dormimos. Por no hablar de que a veces la saliva también puede llegar a nuestras almohadas. Aunque mantengas la piel y el pelo limpios, el desprendimiento de las células muertas de la piel sigue influyendo.

Las células muertas de la piel son el principal componente del polvo. Unas diminutas criaturas llamadas ácaros del polvo se alimentan incluso de estas células cutáneas muertas, convirtiendo la funda de tu almohada en una especie de bufé. Los ácaros del polvo no pican como las chinches u otras plagas, pero tienen sus propios problemas. En primer lugar, son portadores de bacterias, y en segundo lugar, «los ácaros del polvo son uno de los principales desencadenantes de las alergias y el asma en interiores».[1]. Los ácaros del polvo pueden agravar las alergias e incluso provocar ataques de asma en los asmáticos.

Dejando a un lado los ácaros del polvo, la cantidad de bacterias que hay en las fundas de tus almohadas podría causar pesadillas por sí sola. Los aceites, el sudor y la saliva que producimos al dormir son absorbidos por las fundas de las almohadas. En ellas pueden empezar a crecer bacterias. Estas bacterias, al entrar en contacto con tu piel, pueden provocar acné y granos, y agravar otras afecciones cutáneas como el eczema. De hecho, «el promedio de producción humana diaria es de 1 litro de sudor, 10 gramos de sal, 40 gramos de grasa/sebo y 2.000 millones de células cutáneas muertas»[3]. Así que, aunque te friegues el pelo y la cara antes de acostarte con jabón, seguirás produciendo una cantidad importante de bacterias causantes del sudor, el sebo y las células muertas de la piel mientras duermes.

Vista superior de una almohada blanca sobre ropa de cama blancaVista superior de una almohada blanca sobre ropa de cama blanca

¿Con qué frecuencia debes lavar las fundas de almohada?

Mientras dormimos, nuestra piel segrega aceites y sudor que se transfieren a la funda de la almohada. Por ello, en las fundas de almohada pueden empezar a crecer bacterias que entran en contacto directo con nuestra piel. Estas bacterias pueden agravar afecciones cutáneas como el eczema y el acné. Nuestras almohadas también pueden albergar ácaros microscópicos del polvo que pueden provocar ataques de asma y otras reacciones alérgicas en los alérgicos. Por eso es importante lavar las fundas de las almohadas con frecuencia.

Dependiendo de tu estilo de vida, esto puede ser entre una vez a la semana y una vez cada dos días. Si sufres afecciones cutáneas como el acné o produces mucho sudor, deberías considerar la posibilidad de cambiar las fundas de almohada con más frecuencia. Si tienes la piel limpia y no sudas mucho, deberías cambiar o lavar las fundas de almohada al menos una vez a la semana. Aunque creas que tu piel está limpia, sigue produciendo aceites naturales que pueden incrustarse en la funda de la almohada. Para estar seguro, cambia o lava las fundas de tu almohada una vez a la semana.

Las fundas de almohada actúan como barrera entre nuestra piel y la almohada, pero no pueden hacer mucho. Si tus almohadas están muy sucias, la funda te protegerá de la mayoría de las cosas malas, pero no de todas. También es importante mantener limpias las almohadas, pero se puede hacer con menos frecuencia siempre que laves las fundas con regularidad.

¿Con qué frecuencia debes limpiar a fondo tus almohadas?

Las fibras más suaves de las almohadas pueden atrapar aceite, bacterias, sudor, suciedad y ácaros del polvo. Aunque las fundas de las almohadas crean una barrera, parte de esta suciedad puede pasar a tu piel. Limpia tus almohadas en profundidad al menos dos veces al año. Comprueba siempre las instrucciones de limpieza de tus almohadas antes de emprender esta tarea. Puedes lavarlas en la lavadora, dejarlas al sol para eliminar las bacterias o encargar su limpieza a un profesional.

Fundas de almohada refrescantes Bedsure Reina - Juego de 2 fundas de almohada 100% viscosa de bambú, paquete de 2 fundas de almohada de seda fría, fundas de almohada frescas y transpirables con cierre envolvente, gris, 20x30 pulgadasFundas de almohada refrescantes Bedsure Reina - Juego de 2 fundas de almohada 100% viscosa de bambú, paquete de 2 fundas de almohada de seda fría, fundas de almohada frescas y transpirables con cierre envolvente, gris, 20x30 pulgadas

Cómo lavar correctamente las fundas de almohada

Lavar las fundas de almohada puede ser bastante sencillo, siempre que se mantengan los lavados regulares. Sin embargo, si nuestras fundas de almohada se descuidan demasiado tiempo, pueden empezar a desarrollar marcas de grasa y manchas amarillas por la acumulación de sudor y grasa corporal. Sigue estos pasos de lavado para que tus fundas de almohada vuelvan a parecer nuevas.

Si tu funda de almohada necesita un lavado general

Si tus fundas de almohada sólo necesitan una limpieza general, puedes hacerlo fácilmente en la lavadora. Comprueba siempre las instrucciones de lavado de tus fundas de almohada y sigue los pasos recomendados para la limpieza. Desnuda las almohadas y mete las fundas en la lavadora. Pon un ciclo de lavado caliente con colores similares. El agua caliente matará los ácaros del polvo y eliminará más bacterias que el agua fría. Si sólo puedes lavar las fundas de almohada con agua fría, «pon los artículos en la secadora durante al menos 15 minutos a una temperatura superior a 130 F (54,4 C) para matar los ácaros».[4] y las bacterias.

Si tus fundas de almohada tienen ligeras manchas

Si tus fundas de almohada tienen manchas de cosas como café u otros derrames, puedes utilizar una solución desmanchadora antes de lavarlas. Puedes utilizar un tratamiento antimanchas comprado en la tienda y dejarlo reposar en la funda de almohada antes de lavarla, o puedes utilizar un poco de detergente para ropa y un agitador para frotar la mancha. Puedes utilizar un cepillo de dientes viejo o un trapo para agitar la mancha y luego lavarla normalmente.

NTBAY Juego de 4 fundas de almohada de microfibra cepillada, suaves y acogedoras, resistentes a las arrugas, a la decoloración y a las manchas, 20NTBAY Juego de 4 fundas de almohada de microfibra cepillada, suaves y acogedoras, resistentes a las arrugas, la decoloración y las manchas, 20

Si tus fundas de almohada necesitan desesperadamente una limpieza profunda

Si tus fundas de almohada están sucias, con manchas amarillas y grasientas, puede que tengas que emplear un poco más de grasa.

Paso 1: Mezcla el producto de limpieza

En tu fregadero pon 1/4 de taza de detergente para vajillas Dawn [2]y 1 taza de bicarbonato de sodio, y llena el fregadero con agua caliente. Remueve la mezcla y añade las fundas de almohada sumergiéndolas completamente.

Paso 2: Agita la tela

Frota las fundas de almohada contra sí mismas y agita la solución limpiadora. Sigue haciéndolo hasta que hayas agitado todas las superficies de la funda de almohada. Frotar el mismo tejido contra sí mismo es muy eficaz para eliminar las manchas.

Paso 3: Remojar las fundas de almohada

Cuando hayas fregado suficientemente las fundas de almohada, escurre el fregadero. Luego vuelve a llenar el fregadero con agua caliente y unas gotas de jabón de cocina. El jabón de cocina funciona muy bien para cortar la grasa. Deja las fundas de almohada en remojo en el agua caliente jabonosa durante unas horas, o todo el tiempo que puedas. Una vez en remojo, puedes aclararlas con agua caliente hasta que el agua salga limpia[2].

Paso 4: Mételos en la lavadora

Ahora tu lavadora puede hacer el resto del trabajo. Pon las fundas de almohada en un ciclo de lavado caliente con detergente y 2 tazas de vinagre blanco[2]. El vinagre es un desinfectante natural y puede derretir cualquier residuo de jabón, aceite y olores. Haz un ciclo de aclarado para terminar el trabajo, mételos en la secadora y ¡voilá!

Mantén limpias tus fundas de almohada para dormir mejor

Afortunadamente, ahora que tus fundas de almohada se han limpiado a fondo, puedes preocuparte menos de causar daños a tu piel mientras duermes. Lavando las fundas de tu almohada puedes ahorrarte la pena de los brotes y las bacterias que causan problemas en tu piel. Ahora, después de tu gran día de limpieza, ¡salta a tu cama limpia y disfruta!

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.