La guía definitiva para unas sábanas perfectamente limpias

Mujer joven cambiando las sábanas de la cama

Deslizarse entre sábanas recién lavadas al final de la jornada laboral es uno de los pequeños lujos de la vida. Pero, ¿cómo te aseguras de que tu ropa de cama esté siempre lo más fresca posible sin desgastar las sábanas en meses? Sigue leyendo nuestra guía definitiva sobre cómo lavar las sábanas.

Este post es para ti si quieres

  • Mantener tu cama limpia y sana;
  • Prolonga la vida útil de tu ropa de cama;
  • Disfruta de un sueño mejor y más reparador.

Con qué frecuencia hay que lavar las sábanas

No deberías dormir en tu cama más de siete noches seguidas sin lavar la ropa de cama. Para la mayoría de la gente eso significa lavar las sábanas semanalmente. Si viajas mucho, puedes alargarlo un poco.

Si has estado en la cama sudando la gota gorda, o compartes la cama con animales domésticos, tendrás que lavar las sábanas más a menudo. Los que padecen asma u otras alergias pueden comprobar que lavar las sábanas con más frecuencia les ayuda a reducir los síntomas.

Y los accidentes ocurren. Si las sábanas se han contaminado con algo que pueda mancharlas, hay que lavarlas inmediatamente.

La guía definitiva para unas sábanas perfectamente limpias

Por qué es importante lavar las sábanas regularmente

Si eres una de las personas que duermen bien, pasas alrededor de un tercio de tu vida en la cama. A lo largo de tus noches, las sábanas se acumulan:

  • Células muertas de la piel;
  • Aceites corporales;
  • El sudor;
  • Virus y bacterias;
  • Ácaros vivos, ácaros muertos y materia fecal de ácaros.

Aunque las células muertas de la piel y el sudor no parecen atractivos, son los ácaros del polvo y sus subproductos los que causan más problemas. Los ácaros del polvo viven exclusivamente de las células muertas de la piel, por lo que prosperan en las camas y la ropa de cama. Casi todos los hogares los tienen y, si no se controlan, su número puede alcanzar muchos miles.

Los ácaros del polvo no pican, pero las personas sensibles pueden desarrollar erupciones cutáneas y los ácaros son un importante desencadenante del asma y otras reacciones alérgicas. Lavar las sábanas con regularidad ayuda a mantener el número de ácaros bajo control.

¿Debes lavar la ropa de cama nueva?

¡Sí, debes hacerlo! Cuando desempaques las sábanas, aún contendrán algunos restos de las sustancias químicas utilizadas en el proceso de fabricación. Lavar las sábanas las ablandará y eliminará esos desagradables productos químicos. Algunas personas dicen que los detergentes estándar pueden retener las sustancias químicas, por lo que sugieren que el primer lavado se haga con bicarbonato de sodio o bórax y se añada una taza de vinagre blanco al ciclo de aclarado.

También te puede gustar:

Mujer sonriente planchando la ropa sobre la tabla de planchar

Cómo lavar correctamente las sábanas

  1. Comprueba la etiqueta – Para conocer las instrucciones específicas de cuidado, si las hay, síguelas. En general, la mejor temperatura para lavar la ropa de cama es entre 30 y 40 grados centígrados.
  2. Conoce tu lavadora – Tienes que saber cuál es la carga máxima. La sobrecarga de la máquina pone a prueba el motor y las sábanas quedan más limpias si tienen mucho espacio para moverse en la lavadora.
  3. ¿En qué posición se lavan las sábanas? – Algunas máquinas tienen un ajuste especial para las sábanas. Si la tuya lo tiene, úsalo. De lo contrario, utiliza un ajuste normal, a menos que la etiqueta de cuidado de tus sábanas especifique lo contrario.
  4. Lava las sábanas por separado de otra ropa – Las sábanas delicadas pueden dañarse si se mezclan con ropa de textura más áspera.
  5. No te pases con el detergente – Un exceso de detergente puede dañar las fibras y hacer que la ropa de cama se desgaste más rápidamente. Guarda los quitamanchas para las ocasiones en que los necesites. Comprueba las instrucciones de tu lavadora y del detergente para saber qué cantidad debes utilizar para tu ropa de cama.

Elimina las manchas de tu ropa de cama

Cada mancha requiere un tratamiento diferente; utilizar el método adecuado maximiza las posibilidades de eliminar completamente la marca. Como regla general, debes utilizar la solución más suave que sea eficaz para poder eliminar las marcas sin dañar el tejido. Siempre es mejor abordar una mancha en cuanto la veas.

Sangre – Empieza con agua fría, el calor fija las manchas de sangre. Limpia la zona afectada. Si la mancha es reciente, esto puede ser suficiente. Si no lo es, aplícale una mezcla al 50% de vinagre blanco y agua. El peróxido de hidrógeno diluido también puede ser eficaz, pero puede dañar las fibras delicadas.

Sudor, orina o aceites corporales – Si la zona es pequeña, limpia las manchas con una mezcla de vinagre y agua. Si se marcan zonas más grandes de la ropa, empapa la sábana en bicarbonato de sodio o agua con una taza de vinagre o un quitamanchas a base de enzimas comprado en la tienda. Como la orina es complicada, considera la posibilidad de leer un post sobre cómo limpiar la orina de un colchón.

Tejidos especiales – Necesitas quitamanchas especializados, así que si tienes sábanas de seda o satén, utiliza quitamanchas fabricados para esos tejidos.

Más vale prevenir que curar – Ducharse antes de acostarse reduce la cantidad de grasa corporal a la que están expuestas las sábanas. Limitar las bebidas antes de acostarse puede ayudar a reducir los riesgos de que los niños tengan accidentes.

Para más información sobre los servicios de lavandería disponibles cerca de ti, haz clic abajo.

Cómo lavar sábanas de diferentes tejidos

Algunos tejidos necesitan cuidados especiales. Sigue las etiquetas de cuidado si las tienes, de lo contrario, aquí tienes algunas pautas para diferentes materiales.

Seda y satén – Lavar la ropa a mano es el método preferido para los tejidos delicados, como la seda y el satén, especialmente durante los primeros lavados. Si utilizas la lavadora, usa un ciclo de lavado suave o a mano. Utiliza agua fría y un detergente recomendado para tejidos delicados. Evita el uso de lejía u otros detergentes fuertes.

Ropa de cama – Utiliza un detergente natural y un ajuste de lavado frío en tu lavadora. El lino es similar al algodón, pero las fibras son más delicadas, por lo que necesita un tratamiento suave.

Bambú – Utiliza un lavado fresco o frío y un detergente suave. Lava las sábanas de bambú en una lavadora específica para que no entren en contacto con cremalleras o botones de otras prendas, que podrían dañar las delicadas fibras.

Cómo secar las sábanas

La mayoría de las sábanas pueden secarse al aire o en una secadora. Sea cual sea el método que utilices, es importante sacar las sábanas de la lavadora en cuanto termine el ciclo para evitar que se enmohezcan o se arruguen. Agita las sábanas cuando las saques, ya que esto también ayuda a eliminar las arrugas.

Elige los ajustes adecuados en tu secadora

Las sábanas de seda o satén deben secarse al aire libre si es posible; si tienes que secarlas en secadora, utiliza un ajuste sin calor. Las sábanas de lino y bambú deben secarse con un ajuste de calor bajo, las de algodón o de tejidos mixtos pueden soportar un calor medio, a menos que la etiqueta de cuidado indique lo contrario. Saca las sábanas de la secadora en cuanto estén listas para reducir las arrugas.

Secar la ropa de cama al aire libre

Secar las sábanas al aire libre en el tendedero es la mejor opción siempre que sea posible. La luz del sol mata las bacterias, así que secar la ropa al aire libre actúa como un desinfectante natural. Colgar las sábanas blancas a la luz directa del sol también ayuda a mantenerlas brillantes. Las sábanas de color se secan mejor en un lugar sombreado para evitar que el color se desvanezca. Cuelga las sábanas en las esquinas, no en el centro, para reducir los daños causados por el viento.

También te puede gustar:

Pastilla de jabón, aceite esencial y jabón rallado necesarios para el detergente ecológico casero.

Cuidado extra para una ropa de cama limpia y fresca

Hay algunos trucos para que las sábanas no se enmohezcan mientras están guardadas.

Sécalas bien antes de doblarlas – El planchado ayuda a que las sábanas estén bien secas y el calor de la plancha las esteriliza. Comprueba las etiquetas de cuidado para asegurarte de que no vas a dañar la sábana con un planchado demasiado caliente.

Almacenamiento – Tanto si utilizas un armario de ropa blanca, un armario de ventilación o guardas las sábanas en un cajón, asegúrate de que no estén demasiado apretadas. La ventilación ayuda a mantener las sábanas con un olor fresco.

Usa lavanda – O una hoja de secadora colocada entre las sábanas para que huelan frescas y limpias.

Almacenar la ropa de cama combinada – Guarda las sábanas, el edredón y las fundas de almohada que te sobren en una de las fundas de almohada y ya no tendrás que rebuscar en el armario para componer el juego.

Errores comunes al lavar las sábanas

Hay algunas cosas que debes evitar hacer al lavar o secar las sábanas.

Sobrecargar la lavadora

Sobrecargar una lavadora es malo para las sábanas, ya que no quedarán tan limpias como deberían si no tienen espacio para moverse, y las sábanas arrugadas tienen más probabilidades de estropearse en la lavadora. Además, pone a prueba el motor, por lo que es malo para la lavadora.

Utilizar los ajustes incorrectos

Puede parecer tentador utilizar el ajuste de lavado fuerte. Después de todo, tus sábanas son voluminosas. Pero voluminosas no es lo mismo que sucias. Reserva los ciclos más intensos para la ropa de trabajo o de deporte y utiliza los ciclos normales o suaves para la ropa de cama. Utilizar un programa de lavado intenso puede provocar arrugas y dañar las fibras, por lo que las sábanas se desgastan más rápidamente.

¿Necesitas un profesional de la limpieza de coches?

Secar las sábanas durante demasiado tiempo

El secado excesivo de la ropa de cama en la secadora aumenta las arrugas, hace que las sábanas sean más difíciles de planchar y puede causar encogimiento y formación de bolitas. También desgastarás la ropa de cama más rápidamente si la secas demasiado a menudo.

Secar juntas las sábanas y las toallas

Es tentador porque a menudo se ponen en el cesto de la ropa al mismo tiempo, pero es mejor no secar sábanas y toallas en la misma carga. Las toallas suelen ser más gruesas, por lo que tardan más en secarse. Es probable que las sábanas permanezcan en la secadora mucho tiempo después de estar listas para ser retiradas porque la máquina detecta que las toallas no están secas. Esta es una forma ineficaz de utilizar la secadora y también es mala para las sábanas.

Resumen

  • Las sábanas deben lavarse semanalmente, y más a menudo si sufres de asma o has pasado más tiempo en la cama debido a una enfermedad
  • Para prolongar la vida de la ropa de cama, utiliza las temperaturas más bajas, los detergentes más suaves y el ciclo de lavado que consiga limpiar las sábanas
  • Trata las manchas tan pronto como sea posible, utilizando el método menos duro que elimine la sustancia ofensiva

***

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.